Image Map

Noticias

Aunque no entraña riesgos para la salud humana, el virus de la tilapia lacustre puede tener un gran impacto en la seguridad alimentaria y la nutrición. Una enfermedad muy contagiosa se está propagando entre la tilapia cultivada y la silvestre, uno de los pescados de mayor importancia en el mundo para el consumo humano. El brote debe ser tratado con la debida atención y los países importadores de tilapia deben tomar las medidas apropiadas de gestión de riesgos -intensificar las pruebas de diagnóstico, exigir certificados sanitarios, establecer medidas de cuarentena y desarrollar planes de contingencia – según una alerta especial lanzada hoy por el Sistema Mundial de Información y Alerta de la FAO (SMIA). La presencia del virus de la tilapia lacustre (conocido por sus siglas en inglés TiLV - Tilapia Lake Virus) ha sido confirmada en cinco países de tres continentes: Colombia, Ecuador, Egipto, Israel y Tailandia. Si bien el patógeno no plantea problemas de salud pública, puede diezmar las poblaciones infectadas.

Con la entrada del IICA, se conforma un equipo de 17 instituciones que apoyan el desarrollo de proyectos relacionados con las energías limpias.El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) es el asociado más reciente del Centro Internacional de Energías Renovables - Biogás (CIBiogás), institución científica, tecnológica y de innovación que promueve el desarrollo sostenible de la cadena del biogás y otras energías renovables. El anuncio se dio durante la apertura del quinto Simposio Internacional sobre Gestión de Residuos de la Agricultura y la Agroindustria (V SIGERA), realizado en Foz de Iguazú, en el oeste de Paraná, en Brasil. Con la incorporación del IICA, el Centro, que cuenta con un laboratorio de biogás y 11 unidades de producción en Brasil y Uruguay, suma un total de 17 instituciones, entre nacionales e internacionales, interesadas en las energías renovables.

Política recibió apoyo del Consejo Presidencial de Innovación y Talento Humano para articular los actores claves para generar esta iniciativa. Fomentar, fortalecer y difundir el conocimiento así como el desarrollo científico y tecnológico en beneficio de la sociedad costarricense, es el objetivo de la Política Nacional de Sociedad y Economía Basadas en Conocimiento al 2030. La Presidenta en Ejercicio de la República, Ana Helena Chacón Echeverría, quien lidera el Consejo Presidencial de Innovación y Talento Humano, señaló que “El esfuerzo del Gobierno en generar esta política es un gran paso hacia la articulación de intereses públicos, privados y académicos, con el fin de hacer a Costa Rica un país más competitivo, justo e inclusivo a través de este maravilloso instrumento del mundo globalizado, que es la innovación y el talento humano. Una vez más demostramos que se generan mejores resultados cuando trabajamos de forma articulada con acciones propositivas para avanzar como sociedad”.