Image Map

Analizaron las ventajas que presenta la matriz utilizada para medir los proyectos ejecutados por FONTAGRO. Formular recomendaciones y compartir buenas prácticas para evaluar mejor el impacto de proyectos de investigación agropecuaria fue el principal motivo para organizar un taller en Argentina, dirigido a investigadores y planificadores de los institutos nacionales de investigación agrícola. El Taller Buenas Prácticas para la Evaluación de Impacto se efectuó a inicios de septiembre con el objetivo de capacitar en el desarrollo de evaluaciones utilizando indicadores adecuados y tomando como punto de partida la matriz de resultados utilizada en los proyectos financiados por FONTAGRO, un mecanismo de cooperación regional apoyado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA). La especialista en Innovación del IICA, Priscila Henríquez, fue la encargada de presentar las lecciones aprendidas de las evaluaciones multidimensionales de los proyectos de FONTAGRO, lo que contribuyó a la discusión sobre las mejores metodologías para evaluar los impactos de la investigación agrícola en América Latina y el Caribe.