Image Map

Noticias

Un nuevo informe analiza la “revolución silenciosa” de las cadenas de valor mejoradas y el papel dinámico de las ciudades de menor tamaño. La gestión sostenible de la urbanización plantea nuevos desafíos y oportunidades para remodelar los sistemas alimentarios y agrícolas, de forma que beneficien tanto a las ciudades como al campo, concluye un nuevo informe presentado por el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI) y la FAO. "Atender la creciente demanda urbana de alimentos puede incrementar los ingresos de los pobres de las zonas rurales, que en su mayor parte basan su sustento en la pequeña agricultura familiar", aseguró el Director General de la FAO, José Graziano da Silva. "Esto podría generar –añadió- perspectivas de empleo y desarrollo muy necesarias para aquellas personas que permanezcan en el campo de los países en desarrollo, al tiempo que facilitará el acceso a alimentos más saludables en las ciudades".

El informe destaca la mejora de las condiciones socioeconómicas de los trabajadores y sus familias, y señala la necesidad de mejorar la transferencia de conocimientos de las empresas agrícolas canadienses a los países de origen de los trabajadores. Los participantes del Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales (SAWP) de Canadá pueden ganar hasta cinco veces más de lo que ganarían en sus propios países, así lo reveló un estudio realizado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA). El informe sobre el Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales afirma que los beneficios que obtienen los más de 25.000 trabajadores estacionales en Canadá incluyen mayores oportunidades para comprar casas y vehículos en los países de origen, educar a los hijos, mejorar el cuidado de la salud, ahorrar y comprar tierras y ganado.

Para celebrar el Día Mundial del Agua, la FAO insta a un uso seguro de las aguas residuales, en especial para la agricultura. A nivel mundial, la mayoría de las aguas residuales se liberan en el medio ambiente sin ser tratadas. Como resultado, en muchas regiones del mundo el agua contaminada se vierte en ríos y lagos y termina en los océanos. Pero las aguas residuales tratadas y reutilizadas pueden ser una solución rentable y sostenible frente a la escasez de este recurso. "Necesitamos utilizar el agua en la agricultura de una manera más eficiente, productiva, equitativa y respetuosa con el medio ambiente y donde la calidad no se vea comprometida", aseguró la Directora General Adjunta de la FAO, María Helena Semedo, en una ceremonia del Día Mundial del Agua celebrada en la sede de la Organización de la ONU en Roma. “Deberíamos maximizar el potencial de las aguas residuales como un recurso valioso y sostenible”, añadió. En su intervención, el presidente de Fiyi, Jioji Konousi Konrote, afirmo: "Hay una necesidad urgente de mayor inversión e investigación en la gestión de aguas residuales para reducir el impacto potencialmente mortal que la contaminación de las aguas residuales tiene en nuestro medio ambiente. Con el esfuerzo suficiente, hay potencial para convertir las aguas residuales en un recurso valioso".