Image Map

Noticias

Un nuevo informe advierte que, sin medidas adicionales, no se alcanzará la meta de acabar con el hambre en 2030. La capacidad futura de la humanidad para alimentarse está en peligro a causa de la creciente presión sobre los recursos naturales, el aumento de la desigualdad y los efectos del cambio climático, según un nuevo informe que publica hoy la FAO. Aunque en los últimos 30 años se han logrado avances reales y muy importantes en la reducción del hambre en el mundo, “el aumento de la producción alimentaria y el crecimiento económico tienen a menudo un alto costo para el medio ambiente”, advierte el documento El futuro de la alimentación y la agricultura: tendencias y desafíos.

Nuevo documento del IICA analiza un tema poco estudiado y de gran importancia para el desarrollo del sector agrícola de los países en materia de políticas públicas. El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) pone a disposición una nueva publicación que reúne la experiencia de seis países de América Latina en materia de sistemas de monitoreo, seguimiento y evaluación (SME) de políticas públicas para la agricultura, con el objetivo de identificar buenas prácticas y lecciones aprendidas que puedan ser replicables en otras naciones. Entre otras funciones, los SME permiten re-direccionar las políticas para la agricultura en función de los objetivos planteados, valorar los riesgos u oportunidades, evaluar el cumplimiento de los resultados e impactos esperados y crear un ambiente de confianza y legitimidad de la institucionalidad pública y de beneficiarios. Son procesos transversales que forman parte de las distintas etapas del proceso de políticas públicas.

Ciudad de Washington. Según un nuevo informe del Grupo Banco Mundial, pescar menos y de mejor manera podría generar USD 83 000 millones adicionales cada año para el sector pesquero, lo que crearía un flujo de ingresos sumamente necesarios en los países en desarrollo, además de mejorar la seguridad alimentaria mundial. The Sunken Billions Revisited (Los miles de millones hundidos: Una nueva visión), versión actualizada de un estudio realizado en 2009, muestra que si se redujera la actividad de pesca a nivel mundial, las poblaciones de peces podrían recuperarse de la sobreexplotación, y el tonelaje, el valor y el precio del pescado desembarcado aumentarían, con lo cual la rentabilidad del sector pesquero se incrementaría de una cifra estimada de USD 3000 millones anuales a USD 86 000 millones. Además, aumentaría la captura de peces y el desembarque de pescado porque las poblaciones se habrán recuperado hasta alcanzar niveles saludables, lo que ayudaría a satisfacer la creciente demanda mundial de pescado y mejoraría la seguridad alimentaria en muchos países de todo el mundo.