Image Map

Noticias

Países analizaron los desafíos y las oportunidades que implica el establecimiento de límites máximos para los residuos de estos químicos que quedan en los productos agrícolas. 58 delegados de 18 países de América Latina y el Caribe (ALC), India y América del Norte analizaron las consecuencias comerciales que tiene la reglamentación internacional en materia de plaguicidas en productos agrícolas, con el objetivo de promover la equidad del comercio y garantizar la inocuidad de los alimentos que injieren los consumidores. Con el apoyo del Gobierno de Canadá y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), se realizó en Ecuador el Taller sobre plaguicidas en las Américas: Explorando los asuntos comerciales y normativo, en el cual se resaltó la importancia que tiene el equilibrio entre la protección del consumidor, las necesidades de los agricultores y los intereses comerciales. En el encuentro se compartieron diversos enfoques normativos sobre los límites máximos para residuos (LMR) en productos agrícolas, así como los retos asociados con el establecimiento de estos límites para cultivos menores.

Tema del recurso hídrico es una prioridad para la UCR. “Lo mas preciado que tenemos es el agua, porque sin agua no hay vida”. Con estas palabras, Ana Martina Tensio Cordero, quien pertenece a la Comisión del Rio Purires, en Guarco de Cartago, califica su trabajo que durante ocho años ha desarrollado en proyectos de reforestación en la microcuenca, limpieza del río y en la protección del medio ambiente en su comunidad. Al igual que doña Ana Martina, muchas mujeres y hombres juegan un papel fundamental en sus comunidades, en la tarea de cuidar y distribuir el agua. Así lo revela un estudio de la Fundación Avina, que muestra que 1.500 organizaciones comunales de servicio de agua, abastecen de ese recurso a 1,3 millones de personas, presentado este 2017.

El organismo internacional de sanidad vegetal aprueba nuevas normas mundiales. El organismo internacional que supervisa la sanidad vegetal ha dado un gran paso adelante con la aprobación de una nueva norma mundial para tratar de garantizar que el comercio internacional de plantas y semillas, además de seguir siendo muy rentable, sea a la vez más seguro. El órgano rector de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF), la Comisión de Medidas Fitosanitarias (CMF), aprobó la norma en su 12ª reunión que concluyó ayer en Incheon, República de Corea. En un mundo globalizado, los alimentos y productos agrícolas están en continuo movimiento. Los buques navegan constantemente de un puerto a otro, transportando cada año más de 500 millones de grandes contenedores de acero con todo tipo de mercancías, con rumbo a todos los rincones del planeta.