Image Map

Noticias

En un encuentro realizado en la sede central del IICA, se analizó el reto que tienen estos espacios territoriales en Centroamérica, y las oportunidades que ofrecen para dinamizar el desarrollo sostenible. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para el 2050 de los más de 9 000 millones de habitantes que tendrá el mundo, aproximadamente 6 000 millones vivirán en las ciudades buscando mejores oportunidades, acceso a los servicios básicos y una mejor calidad de vida. Este creciente urbanismo agravaría los problemas que ya afrontan hoy las grandes metrópolis como son la inseguridad ciudadana, el caos y embotellamiento vial, la basura y el tratamiento de aguas, la saturación de los servicios públicos, las dificultades para la provisión alimentaria y la informalidad económica, entre otros. Una bocanada de oxígeno para los habitantes serían las ciudades intermedias, que son aquellas que crean puentes de conexión importantes entre zonas rurales y urbanas, siendo para la población rural la oportunidad de acceder a instalaciones básicas y servicios; y encontrar fuentes de empleo.

Las comunidades locales necesitan apoyo para mitigar los conflictos entre la población y la fauna silvestre. La participación activa de los pueblos indígenas y comunidades locales en la conservación de la vida silvestre es clave para preservar la biodiversidad y garantizar medios de vida rurales sostenibles, aseguró hoy la FAO con motivo del Día Mundial de la Vida Silvestre. Los retos urgentes a los que se enfrenta el planeta para mantener la biodiversidad, requieren que los pueblos indígenas estén empoderados para actuar a nivel nacional con la ayuda de la comunidad internacional, según la Organización de la ONU.

Perú, Costa Rica, Nicaragua y España presentaron experiencias sobre buenas prácticas e innovaciones en la gestión eficiente de los recursos hídricos para la agricultura familiar. Uno de los desafíos que enfrenta la agricultura familiar en América Latina y el Caribe es la transformación eficiente del agua en alimentos. La contaminación del líquido, los efectos del cambio climático, las prácticas agrícolas no sostenibles, y la limitada disponibilidad de infraestructura hídrica y de tecnologías apropiadas dificultan el logro de una agricultura familiar más productiva, competitiva, resiliente y sustentable. Este tema fue abordado en el seminario virtual “Tecnologías de manejo de agua para la agricultura familiar”, que contó con más de 1 400 conexiones de 29 países de América y Europa, organizado por el proyecto Gestión del conocimiento y desarrollo de capacidades institucionales para promover la gestión integral del agua en la agricultura familiar (GIAAF), y que es ejecutado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), con los aportes técnicos y financieros de diferentes entidades públicas y privadas.